Juan, gracias por reírte de mis chistes malos en los viejos tiempos. Siempre sabes cómo alegrarme.