Lucía, gracias por tu esfuerzo antes incluso de haberte tomado el primer café. Eres la leche.