Juan Ignacio, gracias por luchar por lo que realmente importa cuando lo estaba pasando mal. Tu amistad para mí no tiene precio.